Un juez federal dictaminó que la Asociación Nacional de Rifles debe revelar los nombres de dos adolescentes si quiere usarlos en una demanda que desafía la nueva ley de armas de fuego de Florida.

La NRA está demandando para bloquear la nueva ley de armas de fuego de Florida que requiere que cualquiera que desee comprar un arma tenga 21 años de edad. El estado incluyó las restricciones de edad en un proyecto de ley de seguridad de armas de fuego firmado por el Gobernador Rick Scott poco después de que 17 personas fueron asesinadas en la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland.

Citando el hostigamiento de uno de sus principales funcionarios de Florida que estaba sujeto a correos electrónicos y llamadas telefónicas amenazantes y obscenas, los abogados de la NRA querían incluir a una mujer de 19 años como demandante en la demanda, pero querían mantener su nombre confidencial y en su lugar identificarla como la desconocida. La NRA también trató de incluir el testimonio de otro hombre de 19 años. La medida fue impugnada por la Fiscal General Pam Bondi.

Pero el juez de distrito estadounidense Mark Walker dictaminó el domingo que las partes en las demandas deben usar sus nombres reales, excepto en un número selecto de casos. Dijo que simpatizaba con la posición de la NRA, pero que sus manos estaban atadas por anteriores decisiones judiciales sobre el uso de nombres anónimos.

“Si dependiera enteramente de este tribunal, el tribunal no dudaría en conceder la moción de la NRA”, escribió Walker en su fallo. “Basta con mirar el acoso sufrido por algunos de los sobrevivientes del tiroteo de Parkland para apreciar el vitriolo que ha infectado el discurso público sobre la Segunda Enmienda. Y esta corte no tiene duda de que el acoso va en ambos sentidos.”

Marion Hammer, ex presidenta de la NRA y su principal cabildero en Florida, dijo que la NRA estaba “muy decepcionada” con la decisión del juez, pero dijo que era “demasiado pronto” para saber qué pasos daría la organización a continuación.

“Estamos tratando de proteger a estos jóvenes adultos de algunas de las cosas más malvadas y odiosas que se puedan imaginar”, dijo Hammer en un correo electrónico. “… Los individuos deben ser capaces de defender sus derechos y creencias en la Segunda Enmienda sin tener que exponerse al acoso y la intimidación.”

Deja un comentario