Los punteros láser pueden ocasionar daños permanentes en la retina. Así lo demuestra el caso de un chico de 9 años en Grecia, que perdió la visión en su ojo izquierdo por mirar directamente el rayo de luz que emiten estos objetos.

Cuando sus padres lo llevaron al médico, los doctores encontraron un orificio en la mácula de la retina del ojo izquierdo, tal y como documenta un artículo publicado en la revista académica New England Journal Medicine.

El pequeño admitió haber mirado directamente un puntero láser color verde con el que había estado jugando. Su padre había comprado el láser a un vendedor ambulante para regalarlo como juguete al pequeño.

Los médicos decidieron no operar ya que el daño era permanente y la cirugía no hubiera sido capaz de revertirlo, incluso si lo hubieran llevado de inmediato luego de que ocurriera el incidente (no fue el caso ya que el menor tardó meses en reportar los síntomas).

Más dañinos que el sol

Si bien las principales agencias de salud del mundo restringen la venta de los punteros de mucha potencia debido a los riesgos que representan para la visión, muchos de estos siguen estando disponibles en la web.

Los expertos advierten que mirar directamente uno de esos punteros puede ser más dañino que incluso ver el sol. Aquellas personas que los usan para el trabajo, deben asegurarse de mantener los punteros lejos del alcance de sus hijos.

Desde la Academia Estadounidense de Oftalmología comentaron: “Los punteros láser de cualquier tipo no deben apuntar a ningún área cercana al ojo o a ninguna superficie reflexiva donde la luz pueda reflejarse. Esto puede ocasionar daños a la visión. Los síntomas a los que se debe estar atento después de usar estos punteros son dolor, enrojecimiento o ardor del ojo, sensibilidad a la luz. Es fundamental consultar a un oftalmólogo cuanto antes”.

Deja un comentario