Durante años se resistió a las redes sociales. Y algo de razón tenía: la agresión de los haters, los “odiadores” que aparecen anónimamente a destilar veneno cualquiera sea la situación, termina hartando y angustiando a muchas personas que -finalmente- deciden cerrar sus cuentas.

En junio, Julia Roberts hizo caso a su manager y a sus contadores y accedió: estrenó cuenta de Instagram, un canal de comunicación y un lugar poderoso para seguir recaudando millones. Hasta hoy, ya colecciona más de 2 millones de seguidores.

Claro, “la novia de América”, como la llaman en los Estados Unidos, ya sabe lo que es ser agredida por anónimos. Y salió a dar una lección a aquellos que se ríen de algo tan natural como el envejecimiento.

A pesar de ser una de las actrices más queridas de la industria del entretenimiento, su corto tiempo en el mundo digital le enseñó lo difícil que puede resultar enfrentarse a los comentarios negativos. En una reciente entrevista con Oprah Winfrey para la revista Harper’s Bazzar, la actriz ganadora del Oscar y del Golden Globe reveló lo espinoso que fue para ella enfrentar esa negatividad.

¿Qué pasó para que la calma Julia saliera a hacer un descargo? Hace algunas semanas, su sobrina Emma Roberts colgó en su cuenta de Instagram una fotografía en la que compartía un lindo momento junto a su tía. A pesar de la dulzura y belleza de la foto, muchos se centraron en cómo lucía Roberts físicamente.

“Un gran número de personas sintieron la necesidad absoluta de hablar de lo terrible que me veía en la fotografía, sobre lo mal que estoy envejeciendo, de que me veía como un hombre, de porqué publicamos una foto en la que me veo terrible“, disparó Julia. “Me sorprendió cómo me hizo sentir. ¡Soy una mujer de 50 años y sé quien soy, pero aún así esto hirió mis sentimientos!”, admitió.

“Me entristeció que las personas no pudieran ver el punto de la foto, la dulzura en ella, la felicidad que brillaba en la imagen. Entonces pensé:‘¿Qué pasaría si tuviera 15 años?’”, añadió la actriz sobre la presión que puede generar en los jóvenes este tipo de críticas destructivas en las redes.

“Me hace feliz que esto pasara, porque me da una idea de algo que no conocía. Tienes que vivirlo para entenderlo y esto es solo una pequeña muestra de lo que realmente pasa en las redes sociales”, agregó la protagonista de recordadas películas como Eat Pray Love (2010) y Runaway Bride (1999).

Julia se ríe del paso del tiempo, lo acepta y decidió no empezar una carrera que sabe que nunca ganará. Su naturalidad es aplaudida por cientos de mujeres. Eso sí: ni ella se salva de los odiadores seriales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here