El violento robo a mano armada que sufrió en un hotel de París en octubre de 2016 ha dejado múltiples huellas en Kim Kardashian . La mediática recordó el hecho en el programa de Ellen DeGeneres y aseguró que lo sucedido la cambió por siempre y la convirtió en un persona que ya no necesita ostentar sus bienes en las redes.

“No quiero empezar a llorar, pero sé que eso estaba destinado a que me pasara. Siento que soy una persona distinta. No quiero llorar más”, se sinceró Kim, antes de derramar unas lágrimas y expresar que es esta nueva imagen la que quiere proyectar en la crianza de sus hijos. Asimismo, Kardashian relativizó la importancia de los bienes materiales y la compulsión a exhibirlos sin mesura. “Por supuesto que cuando te comprometés vas a mostrar tu anillo, si conseguís un auto estarás muy orgulloso y podés mostrarlo en las redes sociales, yo no estoy acá para mostrarme como antes. Ya no soy quien era”, declaró.

En cuanto a otra de las secuelas del robo, la mujer de Kanye West le contó a Ellen que ahora valora mucho más su seguridad y que ha cambiado el sistema, al punto tal de que un grupo de guardias la custodia cuando duerme. “Cuando miro hacia atrás y lo analizo, podría haber sido peor, así que no quiero que suene como si no estuviera agradecida. Estoy fuera, en casa, a salvo; soy una persona mejor”, concluyó Kim.

Deja un comentario