En un nuevo paso para resolver la grave crisis interna provocada por el escándalo de filtraciones y supuestos abusos sexuales, la Academia Sueca, la institución que cada año otorga el premio Nobel de Literatura, anunció este jueves la salida de su secretaria permanente y cara más visible, Sara Danius.

“La Academia quiere que deje mi cargo de secretaria permanente. Hubiera continuado con mucho gusto, pero hay otras cosas para hacer en la vida”, afirmó Danius a la salida de una reunión. No precisó si su renuncia fue consensuada u ocurrió tras una votación. “No puedo entrar en eso, es confidencial. Es la voluntad de la Academia y la acepto”, afirmó.

La ahora ex secretaria permanente de la Academia Sueca, Sara Danius (i), y la miembro de la Academia Sara Stridsberg (d) salen de una reunión en Estocolmo (Suecia).

La ahora ex secretaria permanente de la Academia Sueca, Sara Danius (i), y la miembro de la Academia Sara Stridsberg (d) salen de una reunión en Estocolmo (Suecia).

También presentó su renuncia Katarina Frostenson, una de los 18 miembros de la Academia y cuyo marido fue acusado indirectamente de atacar sexualmente a varias mujeres.

El director de la Academia, Anders Olsson, confirmó tras la reunión que Frostenson había decidido su salida “con la esperanza de que la Academia Sueca sobreviva como institución” y aseguró que no se ha discutido quién puede suceder a Danius en el cargo.

“Creo que todos entendimos la gravedad de la situación en la que nos encontramos. Nos vimos obligados a hacer un compromiso, dar un paso atrás. Quienes apoyaban a Frostenson retrocedieron y ella aceptó dejar su puesto. La crisis de confianza quisimos solucionarla también con la salida de Danius”, sostuvo Olsson.

En noviembre pasado, el diario Dagens Nyheter publicó los testimonios de 18 mujeres que afirmaban haber sufrido violencia o acoso por parte de “una personalidad del mundo de la cultura” de nacionalidad francesa y con estrecha relación con la Academia.

Si bien no fue nombrado, se trata Jean-Claude Arnault, vinculado a la academia y esposo de Frostenson. Al estallar el caso, la academia cortó la relación privilegiada y encargó un informe externo, mientras varias mujeres interponían denuncias y la fiscalía abría una investigación, en medio de duras críticas del mundo cultural a la institución.

El informe reveló que Arnault había filtrado el ganador del Nobel en siete ocasiones, que Frostenson era copropietaria de la sociedad que controla el club literario “Forum” -dirigido por Arnault- y que podría haber irregularidades en la financiación recibida por esa organización de la Academia.

Las dos renuncias de este jueves se unen a la de otros tres académicos: Klas Östergren, Kjell Espmark y Peter Englund. Con las últimas cinco salidas, solo 11 de los 18 asientos de la academia están ocupados, ya que dos autoras boicotean a la institución por otros motivos desde hace años, lo que según los estatutos de la institución no permitiría elegir a nuevos miembros.

Deja un comentario