Como amigos inseparables, como compañeros fieles. Así fue la despedida que un caballo le hizo a su jinete camino al cementerio y que emocionó a familiares y amigos del difunto.

La nobleza del animal quedó expuesta en su comportamiento mientras el féretro del jinete Wagner de Lima Figueiredo, de 34 años, ingresaba al cementerio de Paraiba, al noreste de Brasil.

Sereno, el caballo de pelaje blanco que montaba Figueiredo, asistió al entierro junto cientos de personas. Uno de los asistentes grabó el video donde Sereno relincha y sufre por la partida de su compañero y se acerca al cajón y apoya su cara para despedirlo con evidente emoción.

Deja un comentario