La ex primera dama de Estados Unidos Bárbara Bush, cuyo estado de salud es delicado desde hace años, ha decidido que no volverá a acudir al hospital y que en adelante apenas se someterá a “tratamientos paliativos” en su propio hogar, según informaron fuentes próximas a la familia.

El ex presidente George H.W. Bush y su esposa Barbara Bush./ AP ARCHIVO

El ex presidente George H.W. Bush y su esposa Barbara Bush./ AP ARCHIVO

“Tras una serie de hospitalizaciones recientes, y tras haber consultado con sus familiares y médicos, la señora Bush, de 92 años, ha decidido no someterse a tratamientos médicos adicionales y en vez de eso se centrará en tratamientos paliativos”, anunció el portavoz de la familia Bush, Jim McGrath, en un comunicado.

La esposa del ex presidente George H. W. Bush (1989-1993) y madre del también ex mandatario George W. Bush (2001-2008) hace tiempo que padece una obstrucción pulmonar crónica, que afecta su capacidad cardíaca, lo que le ha llevado a ser ingresada en numerosas ocasiones a lo largo de los últimos años.

Imagen de 1992, muestra a Barbara Bush y su hijo George W. Bush./ AFP

Imagen de 1992, muestra a Barbara Bush y su hijo George W. Bush./ AFP

“A nadie que conozca a Barbara Bush le sorprenderá saber que ha sido una roca frente a su deteriorada salud, preocupándose -gracias a su fe- no de sí misma, sino de los otros”, agrega el comunicado.

George H. W. Bush Y Barbara Bush en febrero de 2017, en el Super Bowl./ AFP

George H. W. Bush Y Barbara Bush en febrero de 2017, en el Super Bowl./ AFP

Aunque McGrath no ha querido profundizar en si se ha producido algún cambio en su estado de salud que haya llevado a la ex primera dama a tomar esta decisión, la portavoz apuntó que Barbara Bush se encuentra “rodeada de una familia que adora”.

Deja un comentario