Pese a que parece salida de un cuento o de una película de Hollywood, la historia de este pequeño pueblo en China es real.

Hutuwan está ubicada en una isla a 140 km de Shanghai y hasta hace algunas décadas tenía cerca de tres mil residentes.

Sin embargo esta aldea insular hoy es únicamente visitada por los turistas ya que quedó cubierta por completo de plantas y maleza.

Quienes nacieron y vivieron en el lugar poco a poco fueron abandonándolo de manera progresiva.

Ocurre que durante varias temporadas Hutuwan fue embestido por olas de gran altura, lo que hacía imposible el acceso de pequeñas embarcaciones.

Teniendo en cuenta que la única manera de conectar el lugar con el resto de la isla a través de un camino sinuoso, hoy en el lugar prácticamente la vegetación se transformó en dueña.

Deja un comentario