La Audiencia territorial de Schleswig-Holstein decidió este jueves extraditar a España al ex presidente catalán Carles Puigdemont por un presunto delito de malversación de fondos, pero no por un presunto delito de rebelión.

El tribunal indicó no detalló fechas concretas ni un período en el que se deba llevar a cabo esta operación, un proceso que deberá ejecutar la fiscalía. Tampoco ordenó la prisión preventiva, por considerar que siempre cumplió con sus obligaciones de libertad bajo fianza.

El fallo señaló “no admisible” extraditar al líder soberanista por rebelión, como había solicitado el juez Pablo Llarena del Tribunal Supremo español, reiterando los argumentos que ya había expuesto previamente, en los que apuntaba que no se produjo el grado de violencia “suficiente”.

El ex jefe de la Generalitat de Cataluña estaba acusado por su papel protagonista en el proceso soberanista impulsado en la región y que culminó con una declaración ilegal de independencia del Parlamento autonómico el 27 de octubre de 2017, anulada posteriormente por el Tribunal Constitucional español.

Puigdemont, que fue detenido en Alemania a su regreso de un viaje a Finlandia, esperaba desde marzo que la justicia decida sobre su extradición.

(EFE)

El gobierno español había emitido una orden de captura europea y buscaba juzgarlo por rebelión y desvío de fondos por haber proclamado la independencia de Cataluña el año pasado. Finalmente, la justicia alemana aceptó el pedido por el cargo más leve.

El miércoles, el juez del Tribunal Supremo que instruye la causa dictaminó la suspensión del cargo público a Puigdemont y los cinco diputados catalanes que están en prisión preventiva, lo que los obligará a dejar su escaño autonómico y ser reemplazados por los siguientes de las candidaturas con las que se presentaron a los comicios regionales de diciembre pasado, en los que las fuerzas soberanistas lograron la mayoría parlamentaria.

Deja un comentario