La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) confirmó este miércoles el uso de gas cloro como arma química en el ataque contra la ciudad de Saraqeb, en la provincia siria de Idlib, el pasado 4 de febrero.

“El cloro fue liberado de los cilindros por impacto mecánico en el barrio de Al Talil, en Saraqeb”, dijo un comunicado del organismo, con sede en La Haya.

A su vez, recordó que la misión de la OPAQ es determinar “si se han utilizado armas químicas”, pero sus labores “no incluyen identificar quién es el responsable” de los presuntos ataques.

La Defensa Civil Siria afirmó que el 4 de febrero se habían lanzado desde helicópteros bombas de barril que contenían gas de cloro, lo que dejó un saldo de 11 heridos que necesitaron tratamiento urgente, según testimonios reunidos por Amnistía Internacional.

Los heridos sufrieron graves dificultades respiratorias, una fuerte irritación en la piel y los ojos, así como vómitos, y se desmayaron. Entre ellos había tres voluntarios de la Defensa Civil Siria que habían acudido al lugar para prestar ayuda.

Deja un comentario