En el nuevo número de People, Michael J Fox de 57 años, casado con la actriz Tracy Pollan desde 1988, reveló que se refugió en la bebida cuando le diagnosticaron parkinson en 1991.

Fox contó que bebía todo el día y escondía las botellas para que su esposa no lo supiese. Su alcoholismo le generó problemas en su vida personal: “Me estaba aislando de mi familia“.

El protagonista de “Volver al futuro” pronto se dio cuenta todo estaba a punto de derrumbarse y decidió hacer algo por él y por sus seres queridos. “Después de un año bebiendo me cansé y decidí ir a terapia“, dijo, y agregó que gracias a ello “mi matrimonio mejoró y mi carrera despegó de nuevo”.

Los actores se conocieron en 1985, cuando Pollan audicionó para Family Ties. Luego, en 1987, trabajaron en la película Bright Lights, Big City. Empezaron a salir, y un año después se casaron. Hoy son padres de cuatro hijos: Sam, Schuyler, Aquinnah y Esme.

(Grosby Group)

En 1998, incapaz de seguir disimulando los síntomas, Fox habló en público sobre su enfermedad. Dos años después, abandonó la comedia Spin City, que protagonizaba desde 1996.

El actor recaudó más de 400 millones con su fundación The Michael J. Fox Foundation y ha aparecido en series de televisión como The Good Wife Curb Your Enthusiasm.

“Cuando recibí el diagnóstico decidí trabajar solo en cosas que me gustaban, algo que no creo que hubiera hecho de estar sano porque había demasiado ego”, declaró.

La gente me mira con miedo y tristeza en sus ojos. Aunque yo esté bien, la gente tiene miedo. No me gusta provocar lástima. Ojalá fuera yo el autor de esta frase, pero no lo soy: la lástima es una forma benigna de abuso”, dijo tiempo atrás a The Guardian

Deja un comentario