El magistrado del Supremo Tribunal Federal de Brasil Federico Gilmar Mendes hizo una denuncia que sacudió el proceso de investigación de corrupción por lavado de dinero, luego de que el fin de semana Luiz Inácio Lula da SIlva quedara detenido. Acusó al juez Sérgio Moro de “torturar” a los detenidos para que hagan una delación.

Mendes lanzó esta dura denuncia al votar a favor de un habeas corpus por la liberación del exministro de Economía del gobierno de Lula, Antonio Palocci, preso desde el año pasado y acusado de ser el máximo recaudador del Partido de los Trabajadores (PT) con la empresa Odebrecht y organizaciones financieras y bancos.

La corte finalmente no aceptó por mayoría el habeas corpus, pero dejó explícitas las diferencias con la Operacíón Lava Jato a menos de una semana de que fuera detenido el expresidente, condenado en segunda instancia por corrupción a 12 años y un mes de prisión.

“El uso de la prisión preventiva para obtener una declaración no es algo constitucional. Es tortura. Eso no tiene cabida en nuestra Constitución, sí la puede tener en la Constitución de Curitiba”, dijo Mendes, en alusión a la ciudad sede de la Operación Lava Jato donde trabaja el juez Moro.

Gilmar Mendes, el magistrado del Supremo Tribunal Federal de Brasil que hizo la denuncia.

Gilmar Mendes, el magistrado del Supremo Tribunal Federal de Brasil que hizo la denuncia.

La respuesta no tardó en llegar desde Curitiba, capital del estado de Paraná, y desde donde el sábado pasado cumple su pena de prisión Lula. Los fiscales que investigan ese masivo esquema de corrupción defendieron a Castor y acusaron a Mendes de “falta de seriedad” en un comunicado.

La semana que viene, luego de una postergación, la corte suprema podría tratar una acción que pide la anticonstitucionalidad de la jurisprudencia de ese mismo tribunal que mantiene preso a Lula.

Deja un comentario