¿Sos de los que, por educación, se “traga” los estornudos? Mejor, dejá que salga con toda su fuerza. Esa es la recomendación de médicos británicos ante el raro caso de un hombre que se perforó la faringe al intentar contener un estornudo.

En un estudio publicado por BMJ Case Reports, los doctores describen su confusión inicial cuando el paciente llegó a la sala de emergencias del hospital de Leicester quejándose de tener dificultades para deglutir y una sensación de estallido en su inflamado cuello.

El hombre, de 34 años, les comentó a los médicos que sus problemas comenzaron luego de intentar impedir un estornudo pellizcando su nariz y manteniendo la boca cerrada. ¿Consecuencias? Perdió la voz y pasó una semana internado en el hospital.

“Cuando se estornuda, el aire sale a unos 240 kilómetros por hora”, sostiene el doctor Anthony Aymat, director de servicios de otorrinolaringología en el Hospital Lewisham de la Universidad de Londres y quien no tuvo trato con el paciente. “Cuando una persona contiene toda esa presión, puede causarse mucho daño y terminar con aire retenido en el cuerpo”.

Mientras los médicos de Leicester examinaban al paciente escucharon “crujidos en el cuello” hasta la caja torácica, un indicio de que tenía burbujas de aire dentro del pecho. Preocupados por la posibilidad de que el paciente sufriera una infección u otras posibles complicaciones, lo internaron, le pusieron una sonda para alimentación y le suministraron antibióticos, según lo publicado por BMJ Case Reports.

El doctor Zi Yang Jiang, cirujano de cabeza y cuello del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, dijo que, al año, atiende a una o dos personas que sufren daños por reprimir un estornudo, casos que son “extremadamente raros”. Y añadió: “estornudar tiene como propósito expulsar algo del organismo, como virus y bacterias, que podrían terminar en la parte equivocada del organismo si no se hace”. Retener aire durante un estornudo inminente puede causar un colapso pulmonar, entre otras cosas,sostuvo.

Esto le pasó a un hombre por reprimir un estornudo

Radiografía de cuello del hombre que sufrió una rara perforación después de un estornudo. (BMJ Case Reports)

Según el cirujano, es extraño que un solo estornudo pudiera generar la fuerza suficiente para causar el tipo de daño físico -la perforación de la faringe- que generalmente resulta de un traumatismo, como una herida de bala en el cuello.

El diagnóstico del paciente británico: síndrome de Boerhaave, que es cuando la perforación o rotura se produce en forma espontánea por un brusco aumento de la presión abdominal durante el vómito, aunque también puede ocurrir a raíz de convulsiones, tos, risa prolongada o en medio de un parto. “Los estornudos, especialmente con las dos fosas nasales y la boca obstruida, son una rara situación clínica predisponente”, afirman los autores del artículo.

El hombre recuperó totalmente y se llevó la recomendación de los especialistas que lo atendieron de que “debe evitarse obstruir ambas fosas nasales y la boca durante el estornudo”.

“Para mayor seguridad, hay que estornudar fuerte, aunque no sea socialmente aceptable”, subrayó Aymat.

Deja un comentario