Con la feria electrónica de consumo CES en ciernes, LG Display anunció un nuevo modelo de televisor, con una particularidad: es la pantalla de tecnología OLED más grande y de mayor resolución a la fecha. Mide 88 pulgadas (2,23 metros en su diagonal) y tiene una resolución 8K, es decir, cuatro veces el 4K que se consigue en el mercado internacional.

Esos 8K significan que cada cuadro de imagen tiene 7680 × 4320 pixeles de resolución: una imagen de 33 megapixeles. Como comparación, el 4K muestra fotos de 8 megapixeles; el Full HD, de 2 megapixeles.

La de LG no es la primera pantalla 8K en llegar al mercado; Sharp vende un televisor 8K desde 2015, y en septiembre último aparecieron los primeros monitores con esta resolución y paneles de 32 pulgadas.

En el caso de los televisores, la apuesta es aprovechar las primeras transmisiones en 8K que se esperan para los Juegos Olímpicos de Tokio, en 2020.

Deja un comentario