A pesar de su promisorio arranque, la última película de Disney no solo le trajo buenos números a la compañía. A pedido de la Fundación Epilepsia de Estados Unidos, se vio obligada a avisar a los espectadores antes de entrar al cine con motivo de algunas escenas del film, que podrían afectar a personas con epilepsia fotosensible, migrañas o enfermedades crónicas.

De acuerdo a lo informado por medios estadounidenses, el motivo serían las luces intermitentes que se ven en algunas partes de la película. Algunos usuarios comentaron en redes sociales el riesgo potencial que representaban y la organización norteamericana realizó la petición a la productora. Además, aseguró (aunque sin brindar más detalles) que varias personas habrían sufrido convulsiones mientras miraban Los Increíbles 2.

Horas después de recibir el pedido, Disney decidió alertar a los cines para que informen a sus clientes de esta posibilidad, por lo que varias cadenas optaron por colocar carteles en las boleterías.

La epilepsia consiste en un trastorno del sistema nervioso debido al cual los pacientes pueden sufrir convulsiones, como consecuencia de que sus neuronas envíen mensajes erróneos. De las personas que padecen epilepsia, alrededor de un 3% puede experimentar convulsiones como producto de ver luces intermitentes a determinadas intensidades o con patrones visuales específicos.

Esta no es la primera vez que la industria audiovisual se enfrenta a este problema. En 1997, varios medios de comunicación señalaron que se produjeron más de 600 casos de epilepsia en jóvenes que vieron Pokémon. Si bien la cifra no era adecuada, era correcta la existencia de ataques epilépticos producto del animé.

Deja un comentario