Marjorie de Sousa rompió el silencio de una vez por todas y decidió abrir su corazón en una entrevista para el programa de Don Francisco.

Marjorie de Sousa rompió su silencio y habló sin abogados de por medio respecto al tenso y prolongado pleito que tiene con quien fuera su prometido, Julián Gil, y padre de su único hijo, Matías, en una entrevista con Don Francisco en su programa ‘Don Francisco te invita’ que terminó entre lágrimas.

La venezolana utilizó las cámaras de televisión para dirigirse a Julián y a Matías, en ambos casos con un mensaje conciliador. Al padre de su hijo le dijo que siempre lo iba a respetar por ser el hombre que le dio “el regalo más grande” de su vida. Al niño, que el 27 de este mes cumplirá 9 meses, le envió unas palabras para el futuro.

“Pase lo que pase, te amamos los dos (Julián y Marjorie). Naciste del amor más puro”, aseguró la actriz, preocupada por el hecho de que su pequeño ha estado expuesto a la atención mediática desde su nacimiento y por las dudas que se han sembrado sobre su padre biológico.

Tanto Marjorie como Julián insisten en afirmar que el actor argentino es el papá de Matías, aunque ambos han pedido pruebas de ADN, si bien la única demanda que prosperó fue la de Julián. Aún no se ha realizado este test que se ha convertido en uno de los puntos principales de desacuerdo entre las partes.

Julián quiere que se haga la prueba y que el resultado sea público. Los abogados de los actores se reunirán el martes para tratar de acercar posturas.

Marjorie se molestó por la importancia que está teniendo la prueba de paternidad actualmente y cuestionó la estrategia de Julián pues, a su juicio, si él tenía algún tipo de duda al respecto de si es el papá de Matías, debería haber empezado el pleito por la demanda de ADN, que no se puso sobre la mesa hasta bien avanzado el pleito.

Lo que más duele

Preguntada por la audiencia sobre “las mentiras de Julián”, Marjorie confesó que le dolió mucho que el actor comentara en entrevistas que su relación de pareja no prosperó porque había una tercera persona, sin especificar a qué se refería.

Esa tercera persona resultaría ser la mamá de Marjorie, que vive en la casa de la actriz y donde se trasladó Julián durante la última etapa juntos.

“Lo dejó abierto (como si hubiera habido otro hombre). Fue una mentira, una humillación pública”, manifestó Marjorie, quien también señaló como una falsedad el hecho de que ella pidiera a Julián 200,000 pesos, una cifra que dice que ser sus gastos y que lo presentó al juez como parte del proceso de demanda, no como una solicitud de dinero a su ex.

Exponer a su bebé en los medios y las burlas en las redes sociales fueron las dos cuestiones que más le han hecho sufrir a Marjorie durante los últimos meses.

La actriz llegó a prohibir durante un tiempo los comentarios en su fotos de Instagram.

“Ha sido una montaña rusa emocional”, contó la venezolana para quien las lágrimas más fuertes son las “que se quedan entre cuatro paredes”, en referencia a las veces que se ha visto a Julián llorando delante de las cámaras (como ella hizo este domingo).

Deja un comentario