La vida de la duquesa de Sussex volverá a tener un cambio de 180 grados.

La casa real británica anunció este lunes que la duquesa de Sussex, Meghan Markle, está embarazada y será madre en la primavera de 2019; por lo que, la esposa del príncipe Harry deberá apegarse a algunos cambios en su imagen, por el bien del bebé.
Una de las modificaciones más notorias en su look será el usar peinados recogidos, debido a que ya no podrá usar los mismos productos que suele utilizar para alaciar su cabello.

Como se sabe, Meghan es hija de padre caucásico y madre afroamericana, por lo que su cabello natural no es lacio. De hecho, la estrella ha admitido haber recibido un tratamiento de planchado semipermanente para sus mechones.
En 2011, dijo: “Mi madre es negra y mi papá es holandés e irlandés, por lo que la textura de mi cabello es densamente rizada. He estado recibiendo explosiones brasileñas durante un par de años “.
Por lo anterior, de acuerdo con expertos, ahora que la duquesa de Sussex sabe que está embarazada deberá lucir su cabello recogido con moños o peinados con rizos como el que usó al llegar a un concierto de gala para apoyar a organizaciones benéficas para veteranos militares que enfrentan desafíos de salud mental en Londres.
Cabe recordar que el alaciado se debe evitar durante el embarazo, ya que los productos que se utilizan para realizarlo contienen formol, lo cual puede ser perjudicial para la salud de la madre. Además, la inhalación de los vapores del formol puede ser peligrosa para el bebé. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here