La boda de Meghan Markle con el príncipe Harry tiene a la ex estrella de Suits como ” un manojo de nervios “.

El jueves, Kensington Palace anunció que el padre de Meghan, Thomas Markle, de 73 años, no acompañará a su hija al altar el 19 de mayo después de someterse a una cirugía cardíaca de emergencia.

“Todo esto con su padre es extremadamente molesto, pero ella está tan aliviada de que él esté bien”, dijo una fuente cercana a la futura esposa.

Afortunadamente para Meghan, su madre, Doria Ragland, de 61 años, llegó a Londres el miércoles para estar al lado de su hija en cada paso del camino.

“Meghan no sería capaz de manejar todo este estrés sin su mamá allí”, dijo la fuente, agregando que Doria y Thomas han estado en términos “amistosos” desde su separación en 1987.

Con todo el drama que ha ocurrido en los últimos días, los fans temían que Meghan se estuviera arrepintiendo, pero su madre estaba allí para ayudar a mantenerla bajo control. “Doria es una de las mujeres más sólidas y puede calmar a Meghan más que nadie.”

“Harry no se molesta en absoluto por todo este drama que está sucediendo con su familia y le dijo que a él no le importaba nada de eso. Ella siente que lo está defraudando y él le aseguró que no es así”.

“¡Él está acostumbrado a causar revuelo y la amará y la apoyará pase lo que pase!”

Deja un comentario