Los Golden Globes son una de las más importantes premiaciones a la producción cinematográfica y cada año dejan decenas de curiosas anécdotas que acaparan los titulares. Una de las que ocurrió este año la protagonizó la cantante Mariah Carey, quien reveló a través de Twitter que le había robado el asiento a, nada más y nada menos, que a la reconocida Meryl Streep.

“Me entretuve socializando de regreso del baño tras el comercial… y tuve que sentarme en el primer hueco libre, que resultó ser al lado de Steven Spielberg. Nada más comenzar el siguiente descanso para los anuncios, adivinen quién regresó a su asiento…”, confesaba en un tuit antes de disculparse con la actriz: “Querida Meryl, por favor perdóname. ¡Tienes permiso para quitarme mi sitio siempre que quieras!”, le aseguró la diva del pop.

Mariah

 Mariah Carey  (Foto: Getty Images)

Cuestionada por dicho “incidente” por Jimmy Kimmel, la propia Meryl Streep no tuvo reparo en dar su versión de los hechos con humor: “La perra me robó mi asiento”, dijo en la emisión de este lunes de Jimmy Kimmel Live!

La legendaria contó que a su regreso a su lugar notó que la cantante ocupaba y “adulaba” a Steven Spielberg y, al percatarse que ella era la dueña del asiento, Mariah se disculpó y se levantó, sin embargo, la ganadora del Oscar le respondió: “No, quédate ahí. Yo me sentaré en tu regazo”. “Es muy cómoda”, detalló con sentido del humor.

Sin ser su intención, Mariah ocupó uno de los lugares privilegiados de la noche, pues Meryl compartía la mesa con Spielberg, Tom Hanks, su esposa Rita Wilson y Kate Capshaw.

Deja un comentario