Microsoft informó en un comunicado que el costo de la compra es de 7.500 millones de dólares y explicó que GitHub continuará operando de forma independiente tras la adquisición.

“Los desarrolladores son los constructores de esta nueva era, escribiendo el código del mundo. Y GitHub es su hogar“, fundamentó la decisión Satya Nadella, CEO de Microsoft.

Chris Wanstrath, CEO de GitHub y confundador junto al CEO de Satya Nadella y Nat Friedman, vicepresidente corporativo de Microsoft, en las oficinas de GitHub en California. (Microsoft)

Chris Wanstrath, CEO de GitHub y confundador junto al CEO de Satya Nadella y Nat Friedman, vicepresidente corporativo de Microsoft, en las oficinas de GitHub en California. (Microsoft)

“Los desarrolladores estarán en el centro de la solución de los desafíos más apremiantes del mundo. Sin embargo, el verdadero poder viene cuando cada desarrollador puede crear, colaborar, compartir código y perfeccionar el trabajo de cada uno. En todos los ámbitos de la vida, vemos el poder de las comunidades, y esto es cierto para la creación software y los desarrolladores”, agregó.

Qué es GitHub

Con base en San Francisco, GitHub es un repositorio de software abierto muy popular entre los desarrolladores de todo el mundo, a quienes les permite colaborar y compartir allí su trabajo.

La gran mayoría de los usuarios de GitHub acceden al sitio de forma gratuita, en cuyo caso el código que compartan debe ser público, pero también existe una opción para pagar cuentas privadas.

“Más de 28 millones de desarrolladores ya colaboran en GitHub, y es el hogar de más de 85 millones de repositorios de código utilizados por personas en casi todos los países”, explicó Microsoft en un comunicado.

Agregó que es un “destino para que los desarrolladores aprendan, compartan y trabajen juntos para crear software”, y afirmó que son la “organización más activa en esa plataforma”.

Críticas y polémica

Si bien el anuncio tiene apenas algunas horas, apenas comenzaron a correr los rumores también aparecieron críticas, e incluso algunos desarrolladores instaron a sus comunidades a abandonar la plataforma.

Por ejemplo Wladimir J. van der Laan, desarrollador del núcleo de Bitcoin, manifestó que deberían irse de GitHub.

El "octogato", mascota de GitHub

El “octogato”, mascota de GitHub

“No hay apuro, pero espero que este sea el comienzo de un largo y doloroso camino de (GitHub) hacia la obsolencia, posiblemente terminando de la misma manera que codeplex”, señaló, poniendo como ejemplo el repositorio con el que ya contaba Microsoft, que decidió discontinuar.

De hecho, en las redes sociales hay una fuerte campaña a favor de mudar los proyectos a GitLab, un servicio rival.

Mary Jo Foley, columnista de ZDNet, considera que el mayor desafío de Microsoft es “tratar de hacer que los desarrolladores se olviden del pasado no tan lejano de la compañía marcado por atacar agresivamente el código abierto”.

En efecto, en el año 2001 el entonces CEO de Microsoft, Steve Ballmer, consideró que Linux, el sistema operativo de código abierto más famoso, era un “cáncer”. Y en 2007, el gigante de la informática amenazó a los proveedores de código abierto y sus clientes con demandas por patentes.

Sin embargo, mucha agua pasó bajo el puente desde entonces, y hoy día Microsoft cuenta en la plataforma con más de 2 millones de “commits” o actualizaciones hechas a proyectos.

Así, Nadella escribió en su blog que la firma “reconoce la responsabilidad que asume con este acuerdo”.

“Nos comprometemos a ser administradores de la comunidad de GitHub, que mantendrá su espíritu de poner al desarrollador primero, operará de forma independiente y seguirá siendo una plataforma abierta. Siempre escucharemos los comentarios de los desarrolladores e invertiremos tanto en fundamentos como en nuevas capacidades”, concluyó.

Deja un comentario