¿Nueva York, ciudad “amigable” para los consumidores de marihuana? Parece que sí. El alcalde Bill de Blasio pedirá a la policía que ya no detenga a la gente que fuma cannabis en público y lanzará un nuevo grupo para preparar a la Gran Manzana para la legalización de esa droga, informa el Daily News.

De hecho, la fiscalía de Manhattan anunció que prácticamente ya no procesará casos por consumo o posesión de marihuana a partir de agosto, aunque quienes incurran en esas prácticas aún arriesgan el pago de multas.

Muestras de marihuana para uso medicinal en un dispensario en Reno. / AP

Muestras de marihuana en frascos para tratamientos medicinales.

El fiscal de Manhattan, Cyrus Vance, informó que la nueva política comenzará a regir el 1° de agosto, y que se espera que los procesos contra personas que consuman o posean marihuana fuera de lo permitido por la ley bajen de unos 5.000 a unos 200 por año, una caída de 96%.

Un sistema más igualitario

“La doble misión de la fiscalía de Manhattan es un Nueva York más seguro y un sistema judicial más igualitario”, dijo Vance en un comunicado. “El continuo arresto de neoyorquinos negros y de color por fumar marihuana no sirve a ninguna de estas metas”.

El alcalde Bill de Blasio improvisó una conferencia de prensa para brindar precisiones sobre el siniestro. (AP Photo/Frank Franklin II)

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

De Blasio, que en el pasado fue un detractor de la legalización de la marihuana recreativa, ahora cree que la despenalización es inevitable y ya está creando una fuerza de trabajo oficial para el día que eso ocurra.

Como la marihuana aún es ilegal, la policía aleccionará a los consumidores “atrapados in fraganti” en lugares públicos.

Además, en lugar de acusaciones judiciales, las personas recibirán citaciones para presentarse en la corte a fin de pagar una multa. Esto ya ha funcionado en Brooklyn, señaló el fiscal de ese distrito, Eric González, en un comunicado.

La movida de Blasio apunta a terminar con la disparidad racial y cambiar la manera en que las autoridades lidian con los pequeños delitos ligados a la marihuana.

En Nueva York la posesión de hasta 25 gramos de marihuana no es considerada un crimen, pero es multada con el pago de alrededor de 100 dólares la primera vez, y con 200 la segunda. Pero consumirla en público sí es considerada un delito menor.

Hace cuatro años, Brooklyn, el distrito más poblado de los cinco que integran Nueva York, anunció que ya no juzgaría a la vasta mayoría de las personas arrestadas por posesión de marihuana.

La decisión de la fiscalía se apoya en seis meses de investigaciones que hallaron que negros e hispanos son arrestados por delitos ligados a la marihuana a un ritmo mucho mayor que los blancos.

Esos arrestos pueden afectar el estatus migratorio de los detenidos, su continuación en el sistema educativo, su búsqueda de empleo o su involucramiento en la comunidad, y tienen un enorme costo para el sistema judicial, sin un propósito punitivo o de rehabilitación.

Nueve estados del país y el Distrito de Columbia ya han legalizado la posesión de marihuana recreativa para los mayores de 21 años y ocho su venta minorista.

Nueva York es uno de los 29 estados que han legalizado la marihuana medicinal para ayudar a pacientes con cáncer, HIV, Parkinson, epilepsia y otras enfermedades.

Deja un comentario