Este vecino de Australia demostró que ninguna causa se abandona por más chica o grande parezca.

Una pequeña ave cayó fundida a la piscina de su casa y no dudó un segundo en rescatarla y procurar percibir sus signos vitales. Sin embargo, el pequeño animal no parecía responder a los estímulos.

No desplegaba sus alas y parecía inconsciente. Fue entonces cuando el dueño de casa decidió compensar a aplicar técnicas de RCP al ave, que según los expertos se trataba de un dacelo.

Primero compresiones en el pecho del pájaro y luego intentos fallidos de respiración “boca a boca”, fueron las primeras maniobras realizadas por el hombre.

Sin embargo, nada parecía funcionar. Se le ocurrió luego intentarlo con un bomba compresora de aire, cuya pequeña manguera introdujo en el pico del ave. Fueron segundos de angustia y duda, pero la familia festejó al ver que toda la operación fue exitosa y el ave comenzó a moverse de manera independiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here