Joaquín Labaut se hablaba a sí mismo en voz alta, moviendo los brazos y paseando de un lado a otro en un restaurante de comida rápida en Cutler Bay, dijo la policía el jueves. Cuando se negó a rendirse, los agentes tuvieron que desplegar sus armas Taser cuatro veces para derribarlo, según un informe policial.

Se necesitaron seis agentes para arrestar al hombre de 35 años que, según la policía, también golpeó paredes y gritó improperios.

Los agentes, que llevaban cámaras corporales, se enfrentaron a Labaut el miércoles dentro del restaurante Wendy’s en 20975 S. Dixie Highway, frente al centro comercial Southland Mall en Cutler Bay, según el informe de la policía.

Después de que uno de los agentes desplegó una pistola paralizante, Labaut entró en la cocina del restaurante, donde otro agente también desplegó una pistola paralizante, pero ninguno de los dos parecía haberle afectado.

Labaut empujó a los empleados de Wendy y se negó a moverse de la zona de ventanillas de autoservicio, dijo la policía.

El video obtenido por el Miami Herald muestra a un empleado de Wendy’s gritando aterrorizado, mientras un oficial de policía usaba un bastón para golpearlo en las piernas — mientras gritaba “al suelo” — por lo menos una docena de veces. Labaut se negó a rendirse.

Labaut empujó a un oficial y empujó un carro para golpear al otro oficial, dijo la policía. Salió corriendo, tropezó en una mesa, se levantó, y cuando intentó volver a correr, otros dos oficiales también desplegaron sus pistolas Taser, según el informe policial.

Los oficiales finalmente pudieron arrestar a Labaut y llevarlo al Centro Correccional Turner Guilford Knight. Se le acusa de conducta desordenada, agresión agravada a un agente del orden público, agresión y resistencia a un agente sin violencia.

Deja un comentario