Un oficial de policía de Fort Lauderdale enfrenta una suspensión de un día después de que admitió haber llenado la piscina de su casa con agua de una boca de incendios de la ciudad.

El oficial James Hayes fue suspendido por “participar en una conducta impropia de un oficial de policía”, según un memorando de asuntos internos del departamento de policía.

El memo decía que una carta anónima enviada a asuntos internos en diciembre alegaba que Hayes había accedido a la boca de incendios frente a su casa para llenar la piscina, lo que la ciudad no permite.

Hayes admitió a los investigadores que usó una vieja manguera prestada por un capitán de bomberos para llenar la piscina en agosto de 2017, dice el memo. Dijo que no estaba al tanto de que usar agua de la boca de riego era inapropiado ya que era una práctica aceptable cuando vivía en Michigan, decía el memo.

El memorándum decía que la piscina tiene una capacidad de hasta 10,000 galones y que el valor estimado del agua tomada es entre $36.60 y $61.00.

Deja un comentario