Un sargento de la policía de Florida fue suspendido, perdió su puesto y le fue recortado su sueldo, después de haber hecho una broma con insulto a mexicanos y de remate hacia las personas de color.

“¿Cuántos mexicanos se necesitan para limpiar un baño?”, le preguntó el entonces sargento David Weissman a un colega el cinco de diciembre. Ninguno, ese es el trabajo de un *****”, agregó, según reportó el Daily Mail.

De acuerdo con la investigación del Departamento de Policía de Coral Springs, en Florida, un oficial hispanoamericano también estuvo presente cuando Weissman hizo la broma.

El viernes Weissman fue degradado de su puesto como sargento a oficial de patrulla, así como fue suspendido sin pago durante dos meses y se le ordenó asistir a por lo menos 40 horas de entrenamiento de sensibilidad, de acuerdo con el diario Sun Sentinel.

Además, se informó que el salario de Weissman se reducirá de 110,896 dólares a 86,745 dólares.

El departamento de policía dijo que determinó que Weissman se involucró en una conducta impropia de un miembro del departamento, al mismo tiempo que creó un ambiente de trabajo ofensivo, informó el Sentinel.

Weissman, quien se unió al departamento en 1999, reconoció que la broma fue inapropiada y admitió que el lugar de trabajo no era el más adecuado para bromas.

Pero negó que su conducta violara la política de acoso en el lugar de trabajo de la ciudad y apelará su castigo.

Según el Sentinel, Weismann se enteró de que había ofendido al agente, quien lo calificó de “salvajemente racista” en un mensaje de texto a otro colega, y se disculpó el mismo día en que se lo dijeron.

En su audiencia, Weissman dijo: “No soy un individuo malicioso y nunca he demostrado prejuicios raciales en mis 19 años en el lugar de trabajo”.

En su defensa, también dijo que había sido mentor de dos detectives afroamericanas y que había creado una unidad de bicicletas atendida por oficiales de diversos orígenes.

Deja un comentario