Una investigación publicada el domingo reveló que hace varios años docenas de fabricantes de dispositivos móviles, como Apple, Samsung y Blackberry habían tenido un acceso profundo a la información de los usuarios de Facebook, gracias a los permisos que les habían dado desde la red social sin consentimiento de los usuarios.

Facebook dijo el lunes no estar “al tanto” de un eventual acceso fraudulento a los datos personales de sus usuarios y sus “amigos” por parte de los fabricantes.

La red social también dijo que estaba “en desacuerdo” con las conclusiones del diario New York Times, que sostuvo en un reporte que los fabricantes habrían podido tener acceso a los datos personales de los usuarios sin su consentimiento mediante la instalación de una interfaz de Facebook en su teléfono inteligente.

Afirmó que el compromiso asumido por esas empresas fue el de usar la información de los usuarios sólo con el objetivo de “recrear experiencias de Facebook” a través de un sistema de la interfaz de programación de aplicaciones (API).

Estas transferencias podrían haber tenido lugar después del acuerdo alcanzado en 2011 entre Facebook y la Comisión Federal de Comercio (FTC) para proteger mejor los datos de sus usuarios, que solo podrían ser transferidos con su consentimiento explícito.

Facebook se ha visto envuelta en los últimos meses en el escándalo de Cambridge Analytica, una empresa británica acusada de haber recopilado y usado sin su consentimiento los datos personales de 87 millones de usuarios con fines políticos, incluso para hacer ganar el Brexit en Gran Bretaña y a Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

En un comunicado, Facebook recordó que ante la creación de una aplicación estandarizada, unos sesenta fabricantes de teléfonos como Amazon, Apple, Blackberry, HTC, Microsoft y Samsung habían colaborado con Facebook para adaptar una interfaz de la plataforma en sus dispositivos.

“Los hemos estado monitoreando desde el principio”, dijo Ime Archibong, vicepresidente de asociaciones de productos de Facebook, y señaló que “los socios no podían integrar los datos de los usuarios sin su permiso”.

Sin embargo, entre los aspectos más escandalosos de la revelación del New York Times está el hecho de que la red social le entregó a los fabricantes datos que no necesitaban sobre los usuarios, como sus creencias religiosas o afiliaciones políticas.

“No estamos al tanto de abusos por parte de estas compañías”, dijo Archibong.

Facebook también descartó que los fabricantes pudieran acceder a la información de los contactos de los usuarios de los que sí tenían datos. “La información sobre los amigos, así como las fotos, solo estaba disponible en dispositivos si la gente tomaba la decisión de compartir esta información con sus amigos”, agregó Archibong.

Pero según el New York Times, estos permisos de los usuarios no siempre han sido explícitos, como estableció el decreto de la FTC de 2011.

Además, la investigación mostró que algunos fabricantes “podían recuperar información personal, incluso de amigos de usuarios que pensaban que habían bloqueado la herramienta de compartir”.

Facebook recordó en su comunicado que en abril anunció el final de sus colaboraciones para las interfaces, debido a la popularidad de las “app stores”, las tiendas en línea de aplicaciones.

Deja un comentario