Cuando Facebook desplegó herramientas de reconocimiento facial en la Unión Europea este año, promocionó la tecnología como una manera de ayudar a que la gente resguarde su identidad en línea.

“La tecnología de reconocimiento facial nos permite evitar que un extraño utilice tu foto para hacerse pasar por vos”, Facebook les dijo a sus usuarios en Europa.

Fue una decisión riesgosa por parte de la red social. Seis años antes, había desactivado la tecnología en Europa después de que los reguladores plantearon preguntas acerca de su sistema de consentimiento para el reconocimiento facial. Ahora, Facebook volvía a presentar el servicio como parte de una actualización de su proceso de permisos de los usuarios en Europa.

Sin embargo, Facebook está tomando un gran riesgo respecto de su reputación al presentar de manera agresiva esta tecnología en una época en que sus prácticas de extracción de datos están bajo un mayor escrutinio en Estados Unidos y Europa. Más de una decena de grupos de privacidad y defensa del consumidor, y por lo menos algunos funcionarios, ya argumentan que el uso que hace la empresa del reconocimiento facial ha violado la privacidad de la gente al no obtener el consentimiento del usuario de manera apropiada.

Las quejas se suman a la serie de críticas que enfrenta el gigante de Silicon Valley respecto del manejo de los detalles personales de sus usuarios. Varias agencias gubernamentales estadounidenses actualmente están investigando la respuesta de Facebook a la recolección de los datos de sus usuarios por parte de Cambridge Analytica , una firma de consultoría política.

La insistencia de Facebook para extender el uso del reconocimiento facial también pone a la empresa en el centro de un debate más amplio e intenso acerca de cómo debe manejarse esa tecnología tan poderosa, en vista de que puede usarse de manera remota para identificar a la gente por su nombre sin que lo sepan ni lo consientan . Aunque los promotores la consideran una herramienta de alta tecnología para atrapar criminales, los expertos en libertades civiles advierten que podría posibilitar un sistema de vigilancia masiva.

Cómo funciona el sistema de identificación

El reconocimiento facial funciona escaneando rostros de gente no identificada en fotografías o videos para después buscar coincidencias de los códigos de sus patrones faciales con los de una base de datos de gente identificada. Facebook ha dicho que los usuarios están a cargo de ese proceso, y les ha dicho: “Ustedes controlan el reconocimiento facial”.

No obstante, los críticos dijeron que la gente en realidad no puede controlar la tecnología porque Facebook escanea sus rostros en las fotografías incluso cuando su configuración de reconocimiento facial está desactivada.

“Facebook intenta explicar sus prácticas de manera que parezca el bueno de la historia y que de alguna manera está protegiendo tu privacidad”, dijo Jennifer Lynch, una abogada sénior de Electronic Frontier Foundation, un grupo de defensa de los derechos digitales. “Pero no menciona el hecho de que escanea todas las fotografías”.

Rochelle Nadhiri, una portavoz de Facebook, dijo que su sistema analiza los rostros en las fotografías de los usuarios para revisar si coinciden con las de los que tienen activada la configuración de reconocimiento facial. Si el sistema no puede encontrar una coincidencia, dijo, no identifica el rostro desconocido y de inmediato elimina los datos faciales.

Deja un comentario