Un propietario dijo que estaba decepcionado por el manejo del Departamento de Policía de Miami-Dade de un robo reciente en su casa.

Los vecinos dijeron que el jueves vieron a dos ladrones en el patio trasero de la víctima en el noreste del condado de Miami-Dade y llamaron a la policía. Cuando los agentes llegaron, les dijeron que al menos uno aún estaba adentro.

Pero el propietario, que no quería ser identificado, dijo que la policía nunca entró a su casa y despejó la escena. Dijo que más tarde regresó a casa para encontrar a un ladrón aún dentro.

“La televisión de pantalla plana, la computadora no está aquí, así que eso es un completo desastre”, dijo.

El dueño de la casa dijo que recibió una llamada de la policía diciendo que sus vecinos creían que dos personas podrían haber irrumpido en su casa.

“Asustaron a uno de los chicos. Había otro tipo que aparentemente estaba adentro, de acuerdo con los vecinos, pero la policía no quería revisar la casa”, dijo.

Según el propietario, la policía le dijo que no tenía que preocuparse por volver a casa de inmediato, pero que sí encontraron una ventana rota en la parte trasera.

Les dijo que no recordaba si eso ya había sido así, así que la policía dijo que se fueron después de mirar por las ventanas y comprobar si las puertas estaban cerradas.

Pero cuando el propietario regresó alrededor de las 9 p.m., comenzó a inspeccionar los daños y se llevó una gran sorpresa.

“Sólo oí ruido. Yo no lo oí, pero mi vecino vino gritando: “¿Estás bien? ¿Estás bien?” tratando de llamarme porque vio al tipo salir corriendo,” dijo el dueño de la casa.

El propietario volvió a llamar a la policía. Los oficiales regresaron a la casa, tomaron otro reporte y se fueron por segunda vez.

El propietario dijo que tenía que llamar a la policía una hora y media más tarde cuando encontró que el ladrón no sólo se había llevado un par de calzoncillos, sino que había dejado pantalones, un teléfono celular y una billetera.

Deja un comentario