Robbie decidió enseñarle a su hija en su ordenador portátil el videoclip más famoso y chocante de toda su carrera, Rock DJ, publicado en el año 2000 y en el que Williams aparecía desnudándose para unas fans tan hambrientas de su ídolo que lo dejaban convertido literalmente en un esqueleto.

Un vídeo que todas recordamos la primera vez que lo vimos pero que para las hijas de Robbie es el equivalente a ver un VHS con batallitas antiguas de su padre: un aburrimiento supremo. Tanto que la pequeña Theodora Rose ni siquiera espera a que su padre empiece a cantar para pedirle por favor que lo quite y que le ponga “algún vídeo de Beyoncé”. 

Kids these days 🙄

A post shared by Robbie Williams (@robbiewilliams) on

La cara de Robbie, y sobre todo ese ‘los niños de hoy…’ con el que ha titulado esta publicación, lo dice todo. ¡A esto nos referíamos cuando decíamos que Blue Ivy se estaba perdiendo algo muy gordo!

Deja un comentario