La idea de construir una central nuclear flotante no es nueva, ni mucho menos. Dos potencias como China y Estados Unidos atinaron con realizar el mismo proyecto, pero nunca llegaron a concretarlo. Pero Rusia, una vez más, dio la nota a través de la compañía Rosatom, dependiente del gobierno de Putin.

El buque Akademik Lomonsov, en honor al científico ruso Mikhail Vasilyevich Lomonosov, comenzó a construirse en los astilleros de San Petersburgo en 2007, y costó alrededor de 232 millones de dólares.

Akademik Lomonsov tiene capacidad para alimentar de energía una ciudad de 100 mil habitantes. (Foto: AFP / Greenpeace)

Akademik Lomonsov tiene capacidad para alimentar de energía una ciudad de 100 mil habitantes. (Foto: AFP / Greenpeace)

Según revelaron desde la compañía Rosatom, el buque cuando entre en servicio en 2019 sustituirá a la vieja central nuclear de Bilbino, construida en 1974, y a la central térmica de Chaunskaya, que es una instalación altamente contaminante por su uso de combustibles fósiles.

La principal función de la central de 70 megavatios es suministrar energía a la remota ciudad de Pevek, al norte de Siberia. La localidad de 100.000 habitantes es un importante centro petrolero para Rusia. Pero no solo eso, ya que también alimentará a la propia ciudad y a una planta desalinizadora.

La central nuclear flotante Akademik Lomonsov comenzó a construirse en los astilleros de San Petersburgo en 200. (Foto: "AFP PHOTO / Greenpeace)

La central nuclear flotante Akademik Lomonsov comenzó a construirse en los astilleros de San Petersburgo en 200. (Foto: “AFP PHOTO / Greenpeace)

Sin embargo, la construcción de esta novedosa central nuclear marítima no fue bien recibida por todos. Greenpeace, por ejemplo, calificó al proyecto de “Chernóbil flotante”. El experto en energía nuclear de la organización medioambiental, Jan Haverkamp, le dijo a ABC News que la central supone “un riesgo evidente para el ecosistema del ártico” por el que viajará hasta su emplazamiento definitivo.

Deja un comentario