Pocos proyectos generan tanta expectativa en Hollywood como la secuela de Mary Poppins. Con la producción de Walt Disney, el clásico personaje literario creado por P. L. Travers fue llevado al cine por primera vez en 1964 (en una cruzada personal de Walt por convencer a la propia escritora del potencial cinematográfico que tenía su creación, una situación que fue retratada en el film El sueño de Walt).

En esa ocasión, la interpretación de Julie Andrews quedó grabada a fuego en la mente de niños y adultos que se encontraron por primera vez con una Mary Poppins de carne y hueso, y el film se convirtió automáticamente en un clásico infantil. Y ahora será Emily Blunt la encargada de resucitar a la mágica niñera en una nueva película que llegará al cine dentro de poco menos de un año.

El regreso de Mary Poppins es el título de la esperada continuación que mostrará un nuevo episodio en la vida no solo de la protagonista, sino también de su relación con la familia Banks. La trama del film dirigido por Rob Marshall comienza veinte años después de los sucesos mostrados en la película original. Luego de una pérdida familiar y en un contexto en el cual la gran depresión causa estragos en gran parte de la sociedad londinense, Mary Poppins regresa a la vida de Jane y Michael Banks. Ahora adultos y con sus propias vidas realizadas, ambos se reencontrarán con la mágica niñera que los cuidó de pequeños y ella se encargará de darle un poco de magia a una triste realidad que les hizo perder las esperanzas.

Para Emily Blunt la posibilidad de encarnar a Poppins es uno de los grandes desafíos de su carrera , y en el film tendrá el privilegio de estar acompañada por grandes nombres de la industria como Meryl Streep, Angela Lansbury, Colin Firth y Emily Mortimer. Mención aparte merece el regreso a la pantalla grande del gran Dick Van Dyke, que en la versión del 1964 interpretó al querido limpia chimeneas Bert, y que ahora será el hijo del señor Dawes, el ávaro banquero para el cual trabajaba el señor Banks.

Deja un comentario