Christie’s anunció que subastará el 15 de noviembre “Salvator Mundi”, el último cuadro en manos privadas del genio renacentista Leonardo da Vinci, del cual se conocen menos de 20 pinturas y por el cual espera obtener unos 100 millones de dólares.

La obra, de 65 cm por 45 cm, un óleo pintado aproximadamente en el año 1500 y que ha sido restaurado, presenta a Jesús como salvador del mundo, de medio cuerpo y de frente, con togas fluidas en carmesí y lapislázuli.

Un tercer involucrado ha ofrecido una garantía sobre el cuadro, lo cual significa que pase lo que pase, el 15 de noviembre será vendido en el entorno de los 100 millones de dólares, explicó el martes a la AFP François de Poortere, responsable de cuadros antiguos en Christie’s de Nueva York.

“Salvator Mundi es una pintura de la figura más icónica en el mundo, del artista más importante de todos los tiempos. La oportunidad de ofrecer esto al mercado es un honor que llega solo una vez en la vida”, dijo Loic Gauzer, experto en arte de postguerra y contemporáneo de Christie’s en Nueva York.

Salvator Mundi, de Leonardo Da Vinci (Reuters)
Salvator Mundi, de Leonardo Da Vinci (Reuters)

La obra “fue pintada en la misma época que la Mona Lisa, con la que tiene una similitud de composición patente. Leonardo era una fuerza creativa incomparable, y un maestro del enigma. Cuando uno se para frente a estas pinturas, es imposible para la mente descifrar o comprender totalmente el misterio que irradia de ellas. Tanto la Mona Lisa como Salvator Mundi son ejemplos de esto”, añadió.

La obra será expuesta en Hong Kong, San Francisco y Londres, antes de regresar a Nueva York pocos días antes de la puja.

La primera vez que la pintura fue registrada, pertenecía a la colección del rey británico Carlos I (1600-1649). Luego fue vendida en 1763 por el hijo ilegítimo del duque de Buckingham cuando el palacio de Buckingham fue vendido al rey.

Salvator Mundi, de Leonardo da Vinci (Reuters)
Salvator Mundi, de Leonardo da Vinci (Reuters)

El cuadro desapareció luego hasta 1900, cuando fue comprado como si fuese una obra de un seguidor de Leonardo, Bernardino Luini. Su autoría original y su historia real ya habían sido olvidadas, y la cara y el cabello de Cristo habían recibido otras capas de pintura. En 1958, fue vendido en una subasta en Sotheby’s por 45 libras esterlinas.

La pintura volvió a desaparecer casi 50 años, y reapareció en 2005, cuando fue comprado por un coleccionista europeo -su dueño actual, que se mantiene en el anonimato- a un grupo estadounidense en una pequeña subasta regional. Siguieron seis años de minuciosa investigación para documentar que era realmente un Leonardo.

En 2011, su presentación al público en la exposición “Leonardo da Vinci: pintor en la corte de Milán” en la Galería Nacional de Londres causó sensación.

Por otro lado, la obra “Sixty Last Suppers” (Sesenta últimas cenas), del pintor estadounidense Andy Warhol, que representa 60 veces “La última cena” de Da Vinci, será vendido en la misma noche del 15 de noviembre. Su precio es estimado en 50 millones de dólares.

La obra es considerada uno de los mejores ejemplares de la última serie de pinturas del célebre artista estadounidense, fue pintado por Warhol un año antes de muerte -en febrero de 1987- y tiene cerca de 10 metros de largo.

Sixty Last Suppers, de Andy Warhol

Sixty Last Suppers, de Andy Warhol

‘Sixty Last Suppers’ es una indiscutible pieza magistral del último periodo de Warhol. Estar delante de este lienzo monumental, el espectador se adentra totalmente en la visión de Leonardo, pero desde los ojos de Andy Warhol”, explicó el representante de Christie’s, Alex Rotter.

Deja un comentario