Para lucir impecables en la facultad, el trabajo o en algún compromiso social las mujeres suelen recurrir al maquillaje. Se trata de un as en la manga que resulta útil y eficaz. De todas formas, en los últimos años creció la tendencia entre celebrities de mostrarse a cara lavada.

Más allá de enviar un mensaje sobre los estándares de belleza, dejar de lado las pinturas aporta diversos beneficios para la piel. Acá van cinco de ellos:

Reducís el acné: las pinturas impiden que un grano se airee y se seque más rápidamente. Si el producto no se remueve como corresponde, se acumula en los poros y puede producir acné.

Cuidás las pestañas: los folículos pilosos de las pestañas se fortalecen porque crecen más robustas y espesas si no se le aplican de forma regular algún producto.

Disminuís el riesgo a infecciones: algunos maquillajes pueden provocar alergias o conjuntivitis.

Permitís que la piel se regenere: usar mucho maquillaje hace que la piel esté tapada la mayor parte del día, por lo que dificultas al rostro el desprenderse de células y pieles muertas. Si se sostiene en el tiempo, puede generar deshidratación y sequedad.

Mejorás el aspecto de tu cara: si la piel se reseca, empiezan a aparecer arrugas y marcas. En esas líneas finas se acumula producto que puede causar arrugas prematuras.

Maquillarte de forma regular puede causar acné.

Maquillarte de forma regular puede causar acné.

Otras dos ventajas que no tienen que ver con la salud de tu piel pero que tambien hay que tener en cuenta son:

Ahorrás tiempo: el tiempo que se le dedica al maquillaje si se hace de forma regular es sustancial. Se deben dedicar varios momentos para ello: a la mañana para aplicar el maquillaje, a la tarde para hacer algún retoque y a la noche para removerlo. Al no hacerlo, podés hacer espacio a otras cosas.

Economizás: los cosméticos son productos caros por lo que cuanto menos los uses, más tiempo te van a durar.

Deja un comentario