Hacía 14 años que Lindsey Wilkerson y Joel Alsup no se veían cuando se reencontraron en el hospital en el que el que volvieron a nacer cuando los dos entraban en la adolescencia. En esa época a ella le habían diagnosticado leucemia y él atravesaba un cáncer de huesos; el St.Judes, en Memphis, Estados Unidos, era la segunda casa de ambos, el lugar donde recibían tratamiento y contención.

“Me acuerdo que estaba enamoradísima”, reconoce Lindsey. “Ella era linda, pero yo era extremadamente tímido y tenía miedo a hablarle”, dice Joel en un artículo del New York Times que rescata esta particular historia de amor.

Después de perder el contacto durante su juventud -ella se casó y tuvo dos hijos, Audrey y Jacob-, los dos terminaron trabajando en el hospital que les salvó la vida a ambos, conteniendo a chicos en tratamiento de cáncer. “Joel y yo les damos a esos pacientes el amor y cuidado que nos dieron a nosotros a su edad”.

La pareja se reencontró 14 años después de conocerse.

La pareja se reencontró 14 años después de conocerse.
Ambos trabajan en el mismo hospital donde salvaron sus vidas.

Ambos trabajan en el mismo hospital donde salvaron sus vidas.

Pero en algún momento, en medio del estresante trabajo que llevan adelante, el compañerismo se transformó en amistad y la amistad en amor.

Hoy la pareja tiene 37 y 38 años: cuando se conocieron tenían 12 y 13.

Hoy la pareja tiene 37 y 38 años: cuando se conocieron tenían 12 y 13.

En septiembre 2015, luego de que ella rompiera su matrimonio, miraban la película Alien en la casa de Lindsey cuando él se declaró. “Te amo”, le dijo, sin dudas. Y ella le respondió con la misma frase.

El casamiento tuvo lugar hace unos días, en septiembre, dos años después -¿O 25?- después de que empezara todo.

“Recuerden que a mí me gustó primero”, dice Lindsey entre risas. “Así que la pelota estuvo en su cancha durante todo este tiempo”.

Deja un comentario