Los ex socios comerciales de Stan Lee se aprovecharon de un anciano en duelo que luchaba por salvar su vista y esencialmente le robaron su buen nombre… según una nueva demanda masiva.

La leyenda del cómic va tras POW! Entertainment -incluyendo al actual CEO Shane Duffy, y Gill Champion, con quien co-fundó la compañía productora- por la friolera de un BILLION !… afirmando que lo engañaron para que firmara los derechos exclusivos de su nombre, imagen y semejanza, o falsificaron su firma.

Aquí está la historia — POW! fue vendido a una compañía china llamada Camsing en 2017, pero durante las negociaciones, Lee afirma que estaba en mal estado de salud y lidiando con la pérdida de la visión debido a la degeneración macular. También estaba afligido por la muerte de su esposa, Joan.

Según los documentos… Lee no tenía ni idea de que se avecinaba una venta. Aparentemente POW! tuvo que obtener una aprobación de Stan para usar su nombre, y él afirma que NUNCA habría puesto su John Hancock en papel. La demanda llama el nombre de Stan “la posesión más importante y preciada que Lee y su familia tuvieron toda su vida”.

Lee también señala el hecho de que incluso se negó a dar a Disney el derecho a usar su nombre cuando llegó a un acuerdo multimillonario con la compañía cinematográfica.

Lee está demandando por $1.000 millones… junto con una orden para recuperar su nombre.

Deja un comentario