Después de 17 días de angustia, los 12 chicos de un equipo de fútbol y su entrenador lograron salir de la cueva del norte de Tailandia donde habían quedado atrapados.

Todos integran el equipo de fútbol juvenil “Los jabalíes salvajes”. Y éstas son sus historias.

Mongkol Booneiam

Los chicos rescatados de la cueva Tham Luang en Tailandia. Mongkol Booneiam

Los chicos rescatados de la cueva Tham Luang en Tailandia. Mongkol Booneiam

Sus amigos le dicen Mark y tiene 13 años. Fue el primero en ser rescatado, el domingo. Quienes lo conocen lo describen como un chico respetuoso con sus compañeros y profesores del colegio. Fan de la liga española y del Real Madrid.

Prajak Sutham

Prajak Sutham, o "Note". Lo rescataron en segundo lugar.

Prajak Sutham, o “Note”. Lo rescataron en segundo lugar.

Su apodo es “Note” y lo describen como un “chico tranquilo, pero amante del deporte”. Fue el segundo de los chicos en salir de la cueva el domingo.

Duganpet Promtep 

También conocido con el sobrenombre de Dom (13 años), es el capitán del equipo y varios conjuntos tailandeses siguen la pista a este futbolista, con gran futuro que destaca por su calidad técnica. Es hincha del Real Madrid.

Panumas Sangdee

Los chicos rescatados de la cueva Tham Luang en Tailandia. Panumas Sangdee.

Los chicos rescatados de la cueva Tham Luang en Tailandia. Panumas Sangdee.

Le dicen Mig y tiene 13 años. A pesar de su gran porte, es uno de los jugadores más ágiles de la formación.

Somepong Jaiwong

Su apodo es Pong y tiene 13 años. Alegre y muy deportista, mantiene el sueño de defender los colores de la selección nacional. Su pasión es el Liverpool.

Adul Sam-on

Adul Sam-on, sobre la derecha, cuando los encontraron

Adul Sam-on, sobre la derecha, cuando los encontraron

Tiene 14 años. El chico es un apátrida, sin nacionalidad: nacido en una región de Birmania que vive una guerrilla étnica, se trasladó a Tailandia para acudir al colegio. Sus padres siguen en Birmania. El habla cuatro idiomas: birmano, tailandés, chino e inglés, lo que le erigió como vocero del grupo ante los equipos internacionales de rescate.

Nattawut Takamrong

Nattawoot Thakamsai sufre de asma. Es uno de los cuatro chicos rescatados.

Nattawoot Thakamsai sufre de asma. Es uno de los cuatro chicos rescatados.

Le dicen Tern y tiene 14 años. Buen estudiante y amante de los deportes, en especial el fútbol. Sufre de asma y un hermana murió, siendo bebé, por un cáncer.

Ekarat Wongsukchan

Bew también tiene 14 años. Lo describen como muy responsable y ayuda en la tienda que administran sus padres.

Prajak Sutham

Note, como lo llaman, tiene 15 años. Poco hablador, pero sus profesores destacan su inteligencia y deber del cumplimiento.

Pipat Pho

Los chicos rescatados de la cueva Tham Luang en Tailandia. Pipat Pho.

Los chicos rescatados de la cueva Tham Luang en Tailandia. Pipat Pho.

Nick tiene 15 años. Amante de las barbacoas, les pidió a sus padres ir a una cuando saliera de la cueva. Alegre y dicharachero, pero muy maduro, según sus tutores. No forma parte del equipo, pero se encontraba en el entrenamiento como un amigo del arquero.

Pornchai Kamluang

Tee, 16 años, es ágil en el campo de juego y “contagia felicidad”, aseguran. Muy sonriente y atento con sus amigos.

Peerapat Sompiangjai

Night, de 17 años, es el mayor de los futbolistas. Cumplió los años dentro de la cueva, pero ya dijo en una carta dirigida a sus padres que quiere su “fiesta de cumpleaños”.

Ekapol Chantawong

Ekapol Chanthawong , el entrenador que quedó encerrado con 12 chicos de un equipo de fútbol en Tailandia. A su derecha, su tía Umporn Sriwichai , que lo crió cuando murió toda su familia.

Ekapol Chanthawong , el entrenador que quedó encerrado con 12 chicos de un equipo de fútbol en Tailandia. A su derecha, su tía Umporn Sriwichai , que lo crió cuando murió toda su familia.

Ake, de 26 años, es el asistente entrenador del equipo. Nacido en Birmania, se quedó huérfano de padre y madre siendo muy joven y se trasladó a vivir con su abuela. Antes de ser entrenador pasó varios años en un monasterio budista. Tras una jornada de entrenamiento, el técnico llevó a los niños a una excursión a la cueva donde quedaron atrapados. Aek pidió desde la cueva perdón a los padres de los niños.

Deja un comentario