El uso de los desfibriladores externos automatizados (DEA) disponibles en sitios como aeropuertos, estadios de fútbol o shoppings está mejorando las chances de sobrevida tras un paro cardíaco, según indica un estudio europeo.

En el período 2008-2013, en Dinamarca, Holanda y Suecia se redujo a la mitad la proporción de pacientes con un paro cardíaco a los que los servicios médicos asistieron fuera del hospital con una dosis de corriente eléctrica en el corazón. Los pacientes recibían la asistencia para recuperar los latidos antes que en el tiempo promedio habitual, además de que durante el estudio aumentó la sobrevida del 13 al 15 por ciento.

“Un DEA es un dispositivo electrónico portátil que diagnostica las arritmias cardíacas automáticamente y permite desfibrilarlas“, dijo el doctor Jacob Hollenberg, cardiólogo del Instituto Carolino en Estocolmo. “La electricidad detiene la arritmia y permite que el corazón recupere el ritmo normal. El DEA es fácil de usar y no hace daño. Con comandos por voz y visuales, el dispositivo es fácil de usar para terceros”, agregó el especialista.

En Heart, el equipo publica que son clave los programas de entrenamiento en el uso del DEA. El equipo identificó a 22.453 pacientes: 2.957 estaban con vida a los 30 días del paro cardíaco y a 2.289 los habían asistido con un desfibrilador antes de trasladarlos a un hospital.

Son claves las capacitaciones en DEA

Son claves las capacitaciones en DEA

En el tiempo, la proporción de sobrevivientes desfibrilados con un DEA creció de 13 por ciento en el 2008 al 26 por ciento en el 2013. La proporción de sobrevivientes asistidos con una primera desfibrilación en la vía pública aumentó del 14 por ciento en el 2008 al 30 por ciento en el 2013.

Son cada vez más los pacientes que sobreviven a un paro cardíaco fuera del hospital luego de recibir asistencia con un DEA en la vía pública, lo que está asociado con una mayor sobrevida, según dijo Hollenberg.

“Esto significa que la desfibrilación en la vía pública por terceros ¡salva vidas!“, agregó.

Deja un comentario