La cantante mexicana Thalía regresó a México para promover su nuevo disco “Valiente” y reveló ante los medios la historia detrás del video “Me oyen, me escuchan” que la convirtió en un fenómeno de las redes sociales.

El éxito de su ocurrencia traspasó fronteras sin ser una grabación planeada. La actriz declaró que fue una casualidad que no correspondía con su estado de ánimo.

“Fue una mañana donde me levanté muy cansada, de esas mañanas donde no me quería levantar, estaba desanimada, en un día de esos que todos tenemos y quien te diga que no, es una mentira”.

En entrevista con varios medios de comunicación mexicanos, entre ellos el programa Hoy de Televisa, contó que un día antes un amigo le había regalado la ropa que usó en el video.

Sin ánimos ni siquiera de peinarse, recibió la llamada de una amiga que le informó que su video musical “No me acuerdo” llegó a las 300 millones de visualizaciones en YouTube, y la alentó a transmitir en vivo para celebrar con sus seguidores en Instagram.

 “Vi ese vestido, me lo puse, el pelo lo traía de terror, me puse una cosa en la cabeza para que hiciera bulto. Agarré el selfie stick y ya me puse a hablar y cantar como todos los videos que hago toda mi vida, todo el tiempo”.

La cantante jamás se imaginó del alcance de su clip. Fue hasta el día siguiente que su Twitter se llenó de videos de niños, hombres, mujeres y grupos de fans copiando su estilo al bailar y su tono para decir “¿Me oyen?, ¿Me escuchan?, ¿Me sienten?”.

“No sabes cómo me alegró la vida. Cada video, si no te reías, es que estabas seco por dentro. Cada video es una cosa impresionante y me dio mucha alegría porque me di cuenta que no soy la única loca suelta en la vida, no soy la única que anda sin correa, que camina en contracorriente, no soy la única sino que hay millones que hicieron click en esa locura y se aquello se descontroló”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here