“Una divertida mezcla de pelo, humor parental y vida como padre soltero” reza la descripción de la página de Greg Wickherst en una red social. “The Hair Dad” es, simplemente, un padre peinando a su hija, y enseñándoles a otras personas cómo hacerlo. En la actualidad tiene más de 990 mil reproducciones en su canal de videos y casi 16 mil seguidores en otra de sus cuentas en redes.

“Soy un padre soltero que aprendió a hacer peinados para su hija. Ahora ayudo a otros a hacer lo mismo para sus pequeños”, indica en el canal de videos. “Hace cuatro años no tenía idea de cómo peinar a alguien. El cabello de Izzy, mi hija, estaba creciendo mucho y no quería que estuviese desprolija solo por tener un padre soltero”, cuenta Wickherst a medios extranjeros.

“Trabajaba en un lugar donde se enseña cosmetología, así que pedí la ayuda de un estudiante para que me enseñe lo básico. Volví a casa y practiqué trenzas, rodetes y colas de caballo”, narró este padre. “Descubrí que peinarla era una gran manera de vincularnos. Yo practicaba mientras cantábamos, o hablábamos de nuestro día”, reconoce.

“The hair dad” entendió, entonces, que peinar a su niña era mucho más que sacarle el pelo de la cara o hacerla ver bonita. “Estábamos conectándonos y pude mostrarle que quería estar ahí para ella, a pesar de que yo no tuviese pelo”, dice. Wickherst se rapa desde que tiene 24 años.

Con el correr del tiempo mejoró sus habilidades e incluso fue invitado a un programa de TV para demostrarlo. “Muchas personas me pidieron tutoriales y por eso comencé a filmar los peinados”, precisó. Hoy, Izzy tiene 6 años y luce su cabellera con estilos más o menos elaborados, de acuerdo a la ocasión. Tal es el éxito de esta iniciativa que el último día del padre realizaron el primer “Día de los padres y las hijas con clase de peinados y fiesta de té”. Además, el hombre comenzó a dar clases gratis en su comunidad, para ayudar a otros papás.

“Quería también demostrar que ser padres no es ser perfectos sino estar presentes. Al igual que un peinado, donde puede no ser simétrico o las hebillas pueden no combinar, cuando te equivocás como padre, en la mayoría de los casos se puede arreglar. Mientras más practiques, mejor serás”, reflexionó.

Deja un comentario