Katarina Zarutskie, estudiante de la Universidad de Miami, estaba relajándose en las aguas turquesas de las Bahamas en Staniel Cay cuando tiburones aparentemente dóciles la rodearon.

“Parecía seguro, y yo había visto todas estas fotos, así que pensé que estaba bien”, dijo Zarutskie.

Su novio, Tom Bates, estaba tomando fotos. No consideraron a los tiburones nodriza como una amenaza hasta que uno de ellos la mordió y la arrastró bajo el agua.

“Lo siguiente que supe es que estaba bajo el agua y la adrenalina me hace efecto”, dijo.

La modelo de 19 años creció surfeando en el sur de California, así que se mantuvo tranquila.

Shark bite

Tan pronto como Zarutskie se liberó del tiburón de 5 pies, levantó su brazo sangrante y caminó sobre los otros tiburones y salió del agua. Dijo que los médicos le dijeron que todavía tiene dientes de tiburón en el brazo.

A pesar de una cicatriz que podría interferir con su modelaje, la estudiante de enfermería dijo que se siente afortunada. Estaba rodeada de tiburones, pero sólo una fue atacada. Zarutskie dijo que más tarde se enteró de que el riesgo de infección significaba que podía haber perdido su brazo o su vida.

“Hay que respetarlos en su casa, y si uno va a nadar con ellos, creo que si tiene la oportunidad, hay que tener en cuenta los riesgos, y tal vez no recostarse”, dijo Zarutskie riendo.

Deja un comentario