El tónico facial es un producto que se sabe que existe pero en algunos casos no se conoce mucho más. Se incorpora a uno de los pasos de cualquier ritual de limpieza del rostro que tiene como función reequilibrar el pH de la piel una vez se removió el maquillaje.

Es un producto que elimina los restos de maquillaje de la cara, cierra los poros y prepara la piel para los siguientes pasos de rutina de belleza. Por eso, generalmente primero se limpia el rostro, luego se aplica el tónico y finalmente se hidrata. No obstante, existe una técnica coreana que propone una alternativa a los pasos comunes: el Toner Wash Method.

Este método propone incorporar el tónico en la fase de limpieza de la cara (tanto de día como de noche). Una vez la cara ya está casi limpia y desmaquillada se aclara una primera vez con agua. Después, se repite la acción durante otros 30 segundos pero en esta segunda ocasión se añade al agua un poco de tónico.

La proporción adecuada serían dos partes de tónico por nueve de agua. Se puede mezclar previamente en algún recipiente para usarlo luego o directamente en las manos.

Según los defensores de este método, aplicar el tónico de esta manera hidrata más que de la forma habitual y también se obtiene una limpieza más efectiva del rostro. Otros beneficios son que la piel queda menos tirante y roja y que elimina las impurezas de la piel sensible, por lo que reduce el acné.

Deja un comentario