La empresa de helicópteros Airbus Helicopters se desligó de la responsabilidad por el accidente en marzo en Nueva York durante el que murieron cinco personas.

Fue después de que la aeronave que hacía un vuelo turístico cayó a las aguas del East River. En una respuesta a la demanda que presentó la familia de Trevor Norris Cadigan, otra de las víctimas, el abogado de la firma Thomas M. Mealiffe aseguró que el chico “emprendió voluntariamente el riesgo de tomar un vuelo de puertas abiertas”.

La firma sostuvo ante la Justicia que el pasajero de 26 años “estaba a sabiendas retenido por un arnés del que no podía soltarse fácilmente“. Tras caer el helicóptero, las víctimas quedaron atrapadas bajo el agua sin poder soltarse de sus arneses de seguridad. Daniel Thompson, de 34 años, Tristan Hill y Carla Vallejos Blanco, de 29, y Brian McDaniel también murieron en el accidente del 11 de marzo.

TRAGEDIA. Cinco personas que habían tomado un vuelo turístico a puertas abiertas murieron.

TRAGEDIA. Cinco personas que habían tomado un vuelo turístico a puertas abiertas murieron.

Según informó el diario Daily Mail, la familia de Cadigan desestimó el argumento de Airbus Helicopters y afirmó que nadie creía que el chico se ahogaría a bordo. El piloto Richard Vance, que no tenía puesto un arnés, pudo salir y sufrió heridas menores.

Trevor Norris Cadigan tenía 26 años y era de Dallas. (Foto: Daily Mail).

Trevor Norris Cadigan tenía 26 años y era de Dallas. (Foto: Daily Mail).

“Solo podemos imaginar cómo eran los últimos momentos de su vida mientras luchaba por respirar porque no podía liberarse”, dijo el abogado de la familia Cadigan, Gary Robb. En su presentación ante la Corte Suprema de Manhattan, la familia responsabilizó a la empresa por no haber brindado “servicios de aeronaves y aeronaves adecuados y seguros”. Sin embargo, la compañía insistió en que el chico aceptó el riesgo de hacer el vuelo turístico.

La Administración Federal de Aviación suspendió los vuelos a puertas abiertas después de la tragedia.

La Administración Federal de Aviación suspendió los vuelos a puertas abiertas después de la tragedia.

Mientras se espera el informe definitivo de la Administración Federal de Aviación sobre el caso, el organismo ordenó en marzo suspender en todo el país los vuelos en helicópteros de puertas abiertas y resolvió que no podrán operar hasta que no se tomen “medidas inmediatas” para mejorar el sistema de seguridad de los pasajeros; ya que en ese tipo de vuelos van sujetos con un arnés.

Carla Vallejos Blanco, la argentina que murió en el accidente, había viajado Nueva York con una amiga. (Foto: Facebook).

Carla Vallejos Blanco, la argentina que murió en el accidente, había viajado Nueva York con una amiga.

En un comunicado, al fuerza aseguró que los vuelos seguirían prohibidos hasta que los sistemas se reemplacen por otros que permitan a los tripulantes “liberarse rápidamente en caso de emergencia”.

“La familia está simplemente conmocionada e indignada porque su hijo murió ahogado de esta manera en lo que se suponía que sería una agradable excursión en helicóptero”, concluyó Robb.

Deja un comentario