El Sindicato de Actores de Hollywood (SAG-AFTRA) exigió que se terminen las pruebas de “casting” en habitaciones de hoteles o en residencias privadas, dos entornos en los que numerosas actrices han denunciado que tuvieron lugar agresiones sexuales como las cometidas por Harvey Weinstein.

“Estamos comprometidos a abordar el escenario que ha permitido a los depredadores explotar artistas tras puertas cerradas y bajo la apariencia de una reunión profesional”, indicó en un comunicado la presidenta del sindicato, Gabrielle Carteris.

En el “improbable” caso de que no se pudiera encontrar una alternativa a estos espacios, SAG-AFTRA aconseja a sus miembros que acudan a estas reuniones con un acompañante que pueda estar con ellos en todo momento.

Tras la enorme polémica en torno al productor Harvey Weinstein, acusado por decenas de casos de agresión sexual, numerosas revelaciones del mismo tipo conmocionaron a Hollywood y salpicaron a artistas como Kevin Spacey, Dustin Hoffman, James Franco, Brett Ratner, John Lasseter, Louis C.K. o Bryan Singer.

A raíz de estos casos, los movimientos “Me Too” (Yo también) y “Time’s Up” (“Se acabó el tiempo”) han animado a las víctimas a denunciar sus casos de abuso y acoso sexual y han reclamado respeto para las mujeres.

Deja un comentario