El banco de esperma del Hospital de la Universidad de Beijing quiere que sus donantes tengan en claro que necesitarán cumplir con ciertos requisitos antes de ofrecer sus servicios. Y, desde luego, está en sintonía con la nueva era de amor por el comunismo que propone el presidente de la dictadura Xi Jinping.

Las principales ciudades del país se ven desde hace semanas inundadas por carteles en los cuales se recuerda los beneficios de “amar” al Partido Comunista y comportarse como un buen ciudadano socialista. Y el banco de esperma del hospital de la capital no quiso dejar de ser parte de esa oleada de nacionalismo rojo.

Es por eso que pensaron que entre los requisitos deberían enumerar algunos que coincidieran con el poder central. Además de que los candidatos no deben ser calvos y no tengan antecedentes de daltonismo, por ejemplo, también piden amor por la patria y por el partido.

Xi Jinping promueve una nueva oleada de nacionalismo dentro de China. Él es la cabeza de esa nueva corriente
Xi Jinping promueve una nueva oleada de nacionalismo dentro de China. Él es la cabeza de esa nueva corriente

Debe tener buenos pensamientos ideológicos, amar a la patria socialista y apoyar el liderazgo del Partido Comunista Chino“, dice el cartel que puede leerse dentro del hospital universitario. Pero no sólo eso, también reclamaba a aquellos candidatos que no tengan “asuntos políticos” pendientes y sean “honestos y derechos“.

Quienes reúnan estos requisitos, además de hacer su donación, podrán llevarse como recompensa 800 dólares. Del conjunto de los candidatos que se presentan para donar su esperma, sólo el 19 por ciento es aceptado por las autoridades del hospital. No se sabe si hay algún tipo de motivación política en quienes el centro de salud rechaza como donantes o simplemente algún otro requisito.

El aviso fue objeto de burlas en las redes sociales chinas, sobre todo en Weibo, donde uno de los foristas escribió: “El amor por el país y por el partido empieza en el esperma“.

Pero el hecho parece más serio de lo que es. Es parte de una nueva corriente china de pureza racial y sentido de pertenencia, mezclado con nacionalismo y comunismo.

El anuncio del banco de esperma muestra cómo el partido domina cada vez más la política china, y cómo el nacionalismo se define cada vez más de acuerdo con la pureza racial“, señalóa The New York Times William Callahan, profesor de Relaciones Internacionales en el London School of Economics.

Deja un comentario