Lo suponíamos, porque somos los reyes de la productividad, incluso cuando pasamos la mitad del tiempo entre el Buscaminas y el Solitario, los únicos dos juegos que no pudieron borrar de nuestras computadoras.

Pero ahora la ciencia está de nuestro lado y no podríamos estar más felices.

Un estudio del National Center for Biotechnology Information (NBCI) de Estados Unidos destacó que la “gamificación” en el entorno laboral puede mejorar los resultados de la empresa hasta un 20% y aumentar el compromiso de los trabajadores un 30%.

“Jugar videojuegos informalmente, incluso por poco tiempo, puede restaurar las capacidades afectivas de los individuos, convirtiéndolo en una actividad adecuada para recuperar el estado de ánimo ante una situación de estrés”, explica el informe.

 

Deja un comentario