Han expulsado a mi hijo del autobús escolar durante tres días por ser un pequeño matón. No voy a tolerarlo, no lo soporto”, confiesa Bryan Thornhill, un padre estadounidense, en un video de Facebook donde muestra el castigo que le aplicó a su hijo de 10 años por hacer bullying: lo hizo correr dos kilómetros de su casa a la escuela bajo la lluvia.

El video, publicado hace 4 días, superó las 26 millones de reproducciones y fue compartido más de 600 mil veces. “Eduquen a sus hijos. No sean amigos, sean padres. Eso es lo que necesitan los niños hoy en día”, opina el hombre de Virginia, EE.UU. “Así se hace”, “buen trabajo, papá” son algunos de los comentarios que recibió en Facebook en apoyo a su peculiar castigo.

Sin embargo, de la otra vereda, fue acusado de maltrato infantil. “Ahora tiene que ir corriendo a la escuela y estamos a casi dos kilómetros de distancia, así que durante toda la semana tendrá la experiencia de ir corriendo. La buena noticia es que tiene un ritmo muy bueno. Solo quería enseñárselos y hacerlos reír un poco”, dijo el padre en el video y las respuestas en contra no se hicieron esperar: “El hecho de grabarlo y de mostrarlo al mundo es tan innecesario. ¿Alguna vez pensaste que tal vez hay una razón por la que está siendo un matón? Tal vez sea por algo le está pasando a él”.

A pesar de las críticas, Tornhill, “defensor del uso de armas”, dijo que quienes van armados a sus colegios y matan a sus compañeros son producto de padres que no los habían disciplinado lo suficiente y justificó su modalidad de castigos: “Mi objetivo es que todos los niños sean amados y respetuosos. Lo que funciona hoy puede cambiar mañana. Sólo un padre puede saber lo que es mejor para su propio hijo siempre y cuando estén con los ojos abiertos e involucrados”.

Deja un comentario