Un escándalo sacude a Miami luego de que una maestra de primer grado de una escuela primaria católica fuera despedida pocos días después de casarse con su novia, informaron medios locales.

Jocelyn Morffi había sido separada el pasado jueves de su puesto como maestra en la escuela Sts. Peter and Paul,  fue notificado a los padres de familia a través de una carta de la dirección en la que no se especifican los motivos.

“Estamos extremadamente furiosos. La tratan como a una criminal, ni siquiera le permitieron sacar sus cosas de su clase”, declaró Cintia Cini, madre de uno de los alumnos de la profesora y que como otros padres de familia se congregó el viernes delante de la oficina de la directora para pedir explicaciones, de acuerdo a información del periódico Miami Herald.

#GuiltyOfLove !

A post shared by teachHope70x7@gmail.com (@teachhope70x7) on

La decisión de despedir a la maestra fue “difícil y necesaria”, dijo en la carta que envió a los padres de familia la directora del centro, Carlota Morales, quien el viernes sostuvo reuniones individuales con algunos padres de los alumnos de la maestra.

Desde la Arquidiócesis de Miami la portavoz Mary Ross Agosta confirmó que la maestra fue despedida porque “rompió el contrato que firmó cuando comenzó a enseñar en una escuela católica, no tenemos otra alternativa“.

“Como maestra de una escuela católica una tiene responsabilidad parcial en el crecimiento espiritual de los niños. Se debe entender que en cualquiera corporación, institución u organización hay políticas, procedimientos, enseñanzas y tradiciones a las que adherimos“, explicó Agosta.

El colegio católico no le dio explicaciones, pero desde la arquidiócesis de Florida reconocieron que para ellos Morfii “había roto un contrato”

El colegio católico no le dio explicaciones, pero desde la arquidiócesis de Florida reconocieron que para ellos Morfii “había roto un contrato”

Morffi, que llevaba siete años enseñando en la escuela y entrenaba también al equipo de baloncesto, se casó el pasado fin de semana con su pareja en los Cayos de Florida y comunicó luego su despido en una publicación en las redes sociales.

“Este fin de semana, me casé con el amor de mi vida y, lamentablemente, como resultado me despidieron de mi trabajo. A sus ojos, no soy el correcto tipo de católica por la elección de pareja“, escribió.

Desde enero de 2015, son legales en Florida los matrimonios entre personas del mismo sexo, pero el Estado no tiene una ley general que prohíba la discriminación basada en la orientación sexual.

De hecho, uno de los pocos condados que sí la tiene, el de Miami-Dade, exime específicamente de estas disposiciones a las instituciones religiosas.

En las redes sociales la mayoría de los usuarios se unieron a los padres en el rechazo de la medida. Aunque algunos relativizaron la situación considerando que “si trabajas en una empresa, en este caso un colegio católico, debes aceptar sus reglas”, según indicó una persona.

Deja un comentario