Una mujer del sur de la Florida estaba celebrando el miércoles 4 de julio en el Miami Shores Country Club cuando le dispararon una bala perdida.

Patricia Beyhaut dijo que el incidente podría haber sido mucho peor, ya que sus hijos pequeños estaban a sólo unos centímetros de ella en ese momento.

Beyhaut dijo que ella y sus dos hijos estaban viendo los fuegos artificiales cuando la golpearon.

Su hijo grabó los fuegos artificiales en su teléfono. Al terminar el espectáculo, algo la golpeó en la pierna.

“El dolor era tan fuerte que era como gruñir, o hacer ruidos a los que mis hijos no estaban acostumbrados. Mi hija comenzó a entrar en pánico”, dijo Beyhaut.

Beyhaut originalmente pensó que la habían golpeado con una pelota de golf. Pero cuando miró hacia abajo, se dio cuenta de que su lesión era mucho peor.

Beyhaut fue llevada al Aventura Hospital and Medical Center, donde un cirujano le sacó una bala de la pierna.

Afortunadamente, la bala se detuvo antes de golpear un hueso. La policía cree que a pesar de todas las advertencias dadas antes del feriado, esta fue probablemente una bala perdida de alguien que disparó directamente al aire.

Beyhaut fue dada de alta del hospital el miércoles por la noche y ahora se está recuperando en casa. Ella dijo que tiene dolor, pero se siente agradecida de que le haya golpeado a ella en vez de a uno de los docenas de niños que la rodearon.

Deja un comentario