Cuando escuchó los jadeos que venían de atrás, la pasajera se desconcertó. Tras algunos segundos de duda, decidió darse vuelta.

Entonces los vio. Una mujer estaba montada sobre un hombre. Se besaban y se tocaban apasionadamente sin ninguna intención de disimularlo.

La testigo le avisó a su marido, que tampoco podía creer lo que estaban haciendo. Decidieron filmar la escena para exponer a la pareja indiscreta.

El video fue publicado en la cuenta de Twitter de Kiley Tully, hija del matrimonio. “Mi madre y mi padre trataban de tener un vuelo tranquilo hacia México, y me mandaron esto”, escribió la joven en el tuit, que fue visto más de tres millones de veces.

Sorprendentemente, el resto de las pasajeros permaneció indiferente a la escena pornográfica. También la tripulación del avión.

Deja un comentario